jueves, 8 de diciembre de 2011

Solemnidad de la Inmaculada Concepción en Roma


Monumento a la Inmaculada Concepción
Piazza di Spagna - Roma

Hoy la Iglesia ha celebrado la solemnidad de la Inmaculada concepción y los que nos encontramos en Roma también hemos intentado vivir con intensidad esta hermosa fiesta de la Virgen María, sin duda, teniendo presente a nuestra diócesis de Santiago de Compostela y de un modo muy especial a todos los jóvenes que han participado en Carballo en la Jornada Diocesana de la Juventud - Vigilia de la Inmaculada - presidida por nuestro Arzobispo, Don Julián.

La Jornada ha sido intensa porque el día de hoy se vive con muchísima solemnidad. En primer lugar, muchos jóvenes sacerdotes del Colegio Español nos dirigimos a la Basílica de Santa María la Mayor. Esta iglesia (una de las cuatro basílicas mayores de Roma) ha estado muy vinculada al pueblo español desde el siglo XVII, tiempo en el que el Papa Inocencio X, a petición de Felipe IV, rey de España, fundó la Obra Pía de Santa María la Mayor. Por eso es tradición que participe en esta celebración un gran número de españoles así como el cuerpo diplomático de la Embajada Española ante la Santa Sede.

Al finalizar la celebración nos dirigimos a la Piazza di Spagna, donde se encuentra la Embajada de España ante la Santa Sede. Es importante distinguir "ante la Santa Sede", porque aquí en Roma existe una embajada ante el Estado Italiano y otra, que es de la que hablamos, ante el Estado del Vaticano - Santa Sede. Sólo como curiosidad, destacar que es la misión diplomática permanente más antigua del mundo, creada en 1480 por el rey Fernando el Católico y siendo su primer embajador Gonzalo de Beteta - caballero de la orden de Santiago. Hoy, la embajadora es Maria Jesús Figa.

La solemne celebración comenzó a las 10:00 y fue presidida por el Cardenal Law, Arcipreste de la Basílica hasta este mismo año. Pudimos concelebrar cerca de cien sacerdotes y la música dirigida por el Maestro español Monseñor Miserach, canónigo maestro de capilla de esta Basílica, embelleció de un modo casi sobrenatural la liturgia que celebrábamos.

Embajada de España ante la Santa Sede. Piazza di Spagna
La embajadora y el cuerpo diplomático

Una vez allí, el Pontificio Colegio Español hizo una ofrenda floral a la Virgen en el monumento coronado con la imagen de la Inmaculada Concepción enfrente de la Embajada. Allí entonamos el canto popular "Salve Madre". Horas más tarde, hacía también su ofrenda el Santo Padre. Miles de personas abarrotábamos las calles para unirnos con él en oración al Padre por intercesión de María.

Ofrenda y oración del Santo Padre (pincha aquí)
En la liturgia celebrada el Santo Padre nos dirigió unas breves palabras de ánimo a seguir dando testimonio en el mundo como cristianos y a acogernos a la protección maternal de María:

El Pueblo de Dios, peregrino a lo largo de la historia, se vuelve a su Madre celeste y le pide su ayuda; se lo pide para que Ella acompañe nuestro camino de fe, para que nos de la fuerza necesaria para llevar adelante nuestra vida cristiana y para que nos acompañe y nos sostenga en la esperanza. Estamos necesitados, sobre todo en estos tiempos difíciles para Europa. María nos ayude a ver que hay una luz más allá del manto de niebla que parece envolver la realidad [...] Oh, María, concebida sin pecado, ruega por nosotros porque a ti recurrimos.

Finalmente, la Capella Sixtina (el coro del Papa) entonó las letanías. Y de este modo, breve y sencillo, el Santo Padre subió al "papamóvil" y regresó al Vaticano recorriendo las calles de Roma.

Para poner el broche de oro a una fiesta tan solemne pudimos degustar un chocolate con churros en la Embajada Española ante la Santa Sede al cual tuvo la deferencia de invitarnos la embajadora después de la ofrenda. 

Oscar Valado
Roma, 8 de diciembre de 2011 




5 comentarios :

  1. Mi è piaciuto leggere il tuo post sulla Vergine. Siempre hemos oído hablar del mes de mayo como del "mes de María". Newman habla de mayo como del mes de la fiesta, de la alegría, de la promesa y de la esperanza.
    La festividad de la Inmaculada Concepción es el centro del Adviento. Diciembre es, pues, un mes con un innnegable sello mariano. María, en este momento litúrgico que nos prepara a la Navidad, encarna cualidades muy importantes como la esperanza, la alegría, la entrega, la humildad y la piedad.
    ¿Puede decirse que mayo es "popularmente" el mes de María y diciembre es "litúrgicamente" el período mariano por excelencia? Porque, es realmente, en este mes donde se hace realidad el plan previsto por Dios en el Antiguo Testamento al contemplar a la Virgen Inmaculada.
    Lo importante es que la Inmaculada Concepción de María demuestra que para Dios nada es imposible y nosotros, tan llenos de limitaciones, acudimos a Ella, a la Madre cercana, y la invocamos como auxilio, consuelo,refugio ... nuestro y para que interceda por nosotros ante su Hijo. Sin duda, Ella es el camino más corto y seguro para llegar a Jesús.
    Sin duda, se ve que has vivido una jornada impresionante, todo ello con el broche final de una deliciosa chocolatada. Grazie mille per le fotografie della bellisima Città Eterna.Per favore, potrebbe fare una foto del Belen del Vaticano?
    Buonanotte! Carolina

    ResponderEliminar
  2. Buenos días don Oscar. Magnífica crónica, "Madre celeste" me ha llevado al pie de multitud de basílicas visitadas sobre el azul del mar en las que todos encontramos el refugio en tormentas y galernas y las nuevas rutas de nuestra Capitana.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. CAROLINA: Gracias a ti. En cuanto sea posible subiré alguna.

    NIP: Muchas gracias. Hermosas palabras. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. De verdad que ha debido ser muy hermosa. Ya al leerla podemos imaginar.
    ¡Gracias, muchas gracias!
    ¡Feliz Domingo!
    Dios le bendiga.

    ResponderEliminar
  5. MARIAN: Sin duda, ha sido una jornada increíble. Muchas gracias.

    ResponderEliminar

Anímate a comentar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...