miércoles, 29 de febrero de 2012

Pontificio Instituto de Música Sacra - Roma

Ayer, la agencia de noticias Rome reports publico un vídeo en el que se explica a través de diferentes testimonios qué es el Pontificio Istituto di Musica Sacra (aquí, en Roma, más conocido como el "PIMS"). Una buena ocasión para conocer más de cerca este lugar del que muchos no tienen noticia pero que durante años ha sido cantera de grandes músicos.


La página web oficial del Pontificio Instituto de música sacra es www.musicasacra.va en ella uno se puede informar un poco (no está totalmente actualizada) de la actividad del Instituto así como de los docentes que imparten clase, entre los que cabe destacar:

Mons. Valentino Miserach - composición
Walter Marzilli - dirección
Federico del Sordo - órgano
P. Theo Flury, OSB - órgano
Y un recuerdo muy especial para un gran personaje que en Roma es considerado como el "Maestro", y que el mismo Pio XII nombró "director perpetuo" de la Capilla Sixtina. Después de cuarenta años al servicio del Papa dirigiendo y componiendo fue sustituido sin previo aviso. Ejerció durante años como profesor de dirección y composición en el Pontificio Instituto de Música Sacra, y fue nombrado cardenal en el 2010.

Domenico Bartolucci
Consistorio del 20 de noviembre de 2010
D. Bartolucci dirigiendo siendo ya cardenal
También cabe destacar los dos instrumentos más significativos de Pontificio Instituto de Música Sacra, el gran órgano de la Sede Académica (Mascioni op. 438 de 5 teclados y 110 registros, año 1931) y el órgano de la Iglesia de la Visitación en la Sede Didáctica del Instituto (Klais op. 1647 de dos teclados y 30 registros, año 1985):

Órgano del Aula Academica
 - PIMS -
Consola del gran órgano de la Sede Académica
Órgano de la iglesia de la Visitación
- PIMS, sede didáctica -
Consola del órgano Klais
Oscar Valado
Roma, 1 de marzo de 2012

15 comentarios :

  1. Qué guay!! Vaya reportaje. Desde luego, no se parece en nada al Conservatorio, jajaja, o por lo menos, al plan del 66, que es en el que yo estudié. Es cierto, lo que se dice en el vídeo, la música, unida al gran motivo, Dios, se vive de otra manera. Impresionante, me ha encantado, no me podía imaginar ni por asomo, lo que se cocía ahí dentro, jajajaja
    Ah, no conocía la cara de Alfonso Luna ni sabía que estaba ahí. Tiene una cara de bueno impresionante. Supongo que trabajar en un sitio tan celestial, está claro, te eleva antes de tiempo, por lo menos, yo, mientras veía el vídeo, estaba en otra dimensión.
    Gracias por ponernos los dientes largos, D. Oscar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, el Pontificio Instituto de Música Sacra es de las Universidades Pontificias más desconocidas de Roma (no digamos fuera de Roma), sin embargo en ella se continúa realizando una labor increíble.
      Por otra parte... debo decirte que yo sólo conocía a d. Alfonso Luna por su música publicada en San Pablo, sobre todo de carácter juvenil e incluso para misas con niños: Dios tiene cara de Pan; Danos, oh Señor, tu Espíritu y uno de sus "greatest hits": un Santo que todo el mundo - al menos en España - conoce como el "Santo de Händel"... y que la gran mayoría de los coros parroquiales tienen en su repertorio con todo tipo de versiones.
      http://www.youtube.com/watch?v=2A5kdC3u68U&feature=related
      http://www.youtube.com/watch?v=LM_ZVg7yVRs&feature=related
      Es curioso que habiendo sido uno de los "grandes" de aquel grupo de músicos que despuntaron en España (Espinosa, Erdozain, Gabarain, Manzano, Barturen, etc.) por su amplia producción de música en español (no toda afortunada, dicho sea de paso), la creación de una asociación promotora de música religiosa (APROMUR) - que se ha quedado en nada - y otra serie de cuestiones... ha decidido volver a las fuentes de la música sacra y él mismo reconoce que no se puede hacer música litúrgica sin conocer la tradición musical de la Iglesia: gregoriano y polifonía, así como la música de órgano.
      Si algún día vienes por aquí te lo presentaré, es encantador.

      Eliminar
    2. Con Vd. el dicho de "nunca te acostarás sin saber una cosa más", se queda pequeño. Si, yo conocía su música , pero lo del Santo si que no sabía que era de él, ha sido una sorpresa...Tenía la certeza que no era de Haendel, pero busque, busqué y hasta hoy, no he tenido la respuesta. Lo cantaba cuando era adolescente, en la época de la guitarra, jajaja. Sólo he ido a Roma una vez, el año pasado, para celebrar nuestro 15 aniversario. Ojalá podamos volver y vernos ahí, me encantaría

      Eliminar
  2. Buenos días don Óscar. Un nombramiento papal con carácter perpetuo ¿Se detendrá en la vida mortal al modo vitalicio? Gracias por el link del P.I. di M.S. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En los años 50 era la forma de reconocer la labor de un gran maestro y también el modo de animarlo a seguir trabajando sin miedo a ser sustituido. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Entre la música sacra y la profana hay un salto grande: el que existe entre lo puro y lo impuro.

    Pero es que entre la música sacra y la música litúrgica hay un saltus infinito: el que existe entre la naturaleza y la Gracia.

    Es el mismo salto que hay que dar con la mente y la sensibilidad para pasar del piano al órgano.

    El órgano es un instrumento tan sublime, que es necesario estar sordo a los sonidos del mundo para entender su sonoridad, como le ocurría al gran Antonio de Cabezón, que además de ciego era santo, y ni aun entre las mundanidades festivas de la Corte perdía su ciudadanía celestial y su ascetismo.

    E igualmente es necesario ser tenido por tonto o por loco, como era tenido Anton Bruckner en su tiempo, para componer decentemente para este instrumento.

    La música organística tiene un tremendo poder desmundanizante.

    Bruckner se arrodillaba ante él antes de tocar sus teclas. y Cabezón las palpaba como si palpase el crucifijo, los pies, las manos del Señor, haciendo sonar nuestra redención y Gracia.

    Un abrazo muy fuerte y gracias por el interesante post

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartir todo esto. Me encanto lo que dice de estos dos grandes músicos (Bruckner y Palestrina). Me interesaría conseguir las citas bibliográficas, usted sabría decirme dónde las puedo conseguir?
      Nuevamente, muchas gracias por su comentario.

      Eliminar
    2. Querido d Oscar:

      ¿Se refiere vd a la bibliografía sobre vida y obra de Cabezón, Palestrina, Bruckner etc.?

      Hay una biografía preciosa de Bruckner en Espasa y Calpe, cuyo autor es un gran músico, el director de coro Eduardo Storni-pero está descatalogada, según creo, aunque tal vez por internet se pueda conseguir, aunque es difícil. No obstante, si no la encuentra, o si quiere, se la puedo escanear y enviársela.

      En Espasa y Calpe hay una biografía de Victoria, pero a mí no me gusta mucho, es flojita.

      En Alianza Música están publicados los dos maravillosos estudios sobre música gregoriana, mozárabe, y sacra polifónica de Ismael Fernández de la Cuesta y Samuel Rubio. También creo recordar hay algo de música antigua, y Monteverdi.

      Es lo mejor que hay escrito sobre el tema, junto con el estudio enciclopédico y ultraerudito de Gustavo Reese, en Alianza Música, sobre la música renacentista. Es un libro difícil, (dos volúmenes) pero muy valioso, porque nos enseña aspectos puramente musicales, armónicos, contrapuntisticos, etc., de los polifonistas.

      Hay estudios muy importantes sobre los polifonistas en los libretos de los CDs de las discográficas Auvidis e Hyperion. Podría escanearle lo que le interese exactamente.

      Los libretos de las interpretaciones del gran Alfred Beller y de Bruno Turner es de lo mejor, porque al estudio musicológico se añade la piedad personal de los autores.

      Si vd me dijera exactamente qué referencia bibliográfica busca, tal vez podría ayudarle con más detalle.

      Un abrazo y muchas gracias

      Eliminar
    3. Es Alfred Deller, no "Beller". Errata.

      Por cierto, Alfred Deller fue un contratenor sublime. Su forma de interpretar el gregoriano es maravillosa, por su claridad, su fervor, y sobre todo el timbre exquisito y emocionantísimo.

      Eliminar
  4. Vaya! pues sí que ha sido completo. Conozco las obras que me dice... pero yo sólo me refería a las citas que había utilizado en su primer comentario sobre Bruckner (diciendo que se arrodillaba antes de tocar el órgano) y sobre Cabezón (que palpaba las teclas como si palpase el crucifijo). Esto es lo que me interesa... porque sabrá que muchas veces se atribuyen a compositores cosas que no siempre son del todo así. Por ejemplo se dice que L. T. de Victoria hacía su música contemplando al Señor en el crucifijo de su habitación... pues esto se encuentra en la introducción de una de sus obras. En definitiva, me refiero a la fuente, un escrito, una carta, algo publicado... que corrobore la veracidad de los hechos. Se lo digo porque estoy escribiendo algo sobre esto (fe y música) y no siempre es fácil encontrar la fuente de este tipo de afirmaciones, en ocasiones parecen fruto de la mera tradición oral, es difícil seguirle la pista. Pero bueno, yo no soy musicólogo... sólo me dedico a la música y a la teología. jeje.
    Un fuerte abrazo y muchas gracias por su ayuda.

    ResponderEliminar
  5. Por si le sirve, le copio un fragmento muy hermoso sobre la religiosidad de Antonio de Cabezón del libro de Samuel Rubio:

    ""Dilectus Deo et hominibuis"- Su humildad y sencillez tuvieron que ser gratas a Dios, a quien no alabó menos con sus manos que con su corazón;

    "estas virtudes, más su continua dedicación al estudio, su desprendimiento y amor a los discípulos, lo hicieron simpático y bienquerido de todos los que le trataron: desde Felipe II, que para demostrarlo manóa "sacar su retrato, que lo tiene hoy día en su real palacio", hasta el más humilde y bajo en el escalafón de los criados y servidores del rey" (Historia de la música española", pág. 240)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Han salido varias erratas:

      evidentemente, es "Dilectus Deo et hominibus".

      Y sobre Felipe II, que para demostrarlo mandó sacar su retrato...

      Muy hermosas son las anécdotas sobre la caridad de Francisco Guerrero, el gran polifonista. Era tanto su amor por los pobres, que a menudo daba ropas y calzado a los necesitados, y se le veía caminar descalzo por las calles.

      Eliminar
    2. Sobre el polifonista Guerrero, tomado del libro de biografías ilustres de Francisco Pacheco "Libro de Verdaderos Retratos de Ilustres y Memorables Varones,1599:

      ""Fue (Francisco Guerrero) hombre de gran entendimiento, de escogida voz de contralto, afable y sufrido con los músicos, de grave y venerable aspecto, de linda plática y discurso; y sobre todo, de mucha caridad con los pobres, de que hizo extraordinarias demostraciones que por no alargarnos dejo, dándoles sus vestidos y zapatos hasta quedarse descalzo"

      Eliminar
    3. Respecto a Cabezón:

      su hijo Hernando publicó a la muerte de su padre el libro con sus obras, titulado "Obras de música para tecla, arpa y vihuela de Antonio de Cabezón", 1578.

      Pues bien, las primeras páginas son todo un tratado de teología de la música de su padre, en especial una teología del Tiento sacro, tal y como Cabezón lo entendía. Unas páginas de gran profundidad, que demuestran el misticismo del autor y su consideración de la interpretación del órgano como canto a Dios que edifica las almas.

      Eliminar
    4. Muchas gracias por todas estas referencias. Un fuerte abrazo.

      Eliminar

Anímate a comentar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...