jueves, 26 de abril de 2012

Benedicto XVI y la Música Sacra


En ocasiones bromeo con algunos de mis compañeros sacerdotes diciendo que los que nos dedicamos a la liturgia y a la música nos hemos confundido de "especialidad", porque por las cosas que se leen, que se comentan y se pontifican... parece que todo el mundo sabe del tema en cuestión. Sin embargo, como en tantas otras facetas de la vida, se tiene información... pero se carece de formación; esto da lugar a la "opinión" (que en el orden del saber es el nivel inferior - doxa) y en consecuencia a una subjetivización del tema: a mi me gusta... a mi no me gusta. Provocando así verdaderos enfrentamientos.

Dicho todo esto... cómo proceder? Dos posibilidades:

1. Posicionarnos caprichosamente en función de nuestra afinidad litúrgico-musical (que en mi humilde opinión sería un insulto a la inteligencia).
2. Preocuparnos por conocer el tesoro sacro-musical que hemos heredado, las indicaciones que propone la Iglesia (Madre y Maestra), así como las actualizaciones para las diferentes realidades... en una palabra: FORMARNOS (¡me quedo con esta!)

Dicho todo esto, me he propuesto traer al blog aportaciones que hacen especialistas en la materia para que nos ayuden a saborear la riqueza de la música sacra y así poder convertirla en verdadera liturgia.

Comenzaré esta nueva sección con Ramón Saiz-Pardo Hurtado, sacerdote y profesor en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz (Roma), donde imparte el curso "La música litúrgica: estudio teológico" en el bienio de licenciatura de Teología Litúrgica. Ha realizado estudios de órgano y musicología en el Pontificio Instituto de Música Sacra (PIMS), su tesis doctoral tiene como objeto el jesuita p. Angelo De Santi, personaje clave de la reforma de la música sacra en Italia entre los ss. XIX y XX, así como para comprender el Motu Proprio de Pío X que dio lugar a la gran reforma de la música sacra a comienzos del siglo XX. Esto lo hace profundo conocedor de la evolución que ha sufrido la música a lo largo de estos poco más de cien años.

Desde las nociones fundamentales de fe, diálogo, belleza... (sin olvidarse de los criterios prácticos) nos facilita una relectura del pensamiento del Benedicto XVI sobre la "cuestión musical" que ha plasmado en un artículo publicado en  la Revista Palabra: La música misma es liturgia. Consideraciones acerca de la música litúrgica a partir de los textos de Benedicto XVI - Joseph Ratzinger. (noviembre de 2011). Y que el Osservatore Romano ha publicado en italiano con el título: Il canto che riposa nel fondo delle cose (8 diciembre de 2011).

El artículo es altamente recomendable
(puedes descargar el PDF pinchando en el título)
Oscar Valado
Roma,  26 de abril de 2012

16 comentarios :

  1. Don Oscar:
    muchas gracias por darnos a conocer el artículo de este sacerdote. Es muy interesante! lo compartiré con la gente de mi coro. Qué importante es formarse!!! No podemos ser cristianos de segunda división...
    Por cierto, me encanta la ironía de sus entradas... se ve que entiende del tema.
    Un saludo desde el otro lado del océano.
    Jorge Gutierrez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti, Jorge!
      es bueno hacer difusión al material que nos vamos encontrando, sobre todo, cuando es de calidad. Y también muchas gracias por tus palabras... esa es la intención, no dejar indiferente al que lea esto (tanto si está de acuerdo como si no).
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Me uno a las palabras de Jorge, que lo ha dicho todo muy bien, yo sólo cambiaría y pondría, "no podemos ser músicos de segunda división", la formación al poder. A mi me llevará un cierto tiempo leer el artículo, salvo español y gallego, no domino mucho más, pero bueno, creo que tengo "tiempo" por delante para ir poquito a poco traduciendo, es seguro que, vale la pena.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sonia,
      tienes dos versiones:
      1. en ESPAÑOL - Revista Palabra
      2. en italiano - Osservatore Romano
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
    2. Si, gracias, sólo viera la que está en Italiano. Un abrazo

      Eliminar
  3. Qué pena que este sacerdote, D. Ramón, no esté en España... seguro que sus cursos son interesantísimos.
    Un saludo.
    María Sanz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada María,
      pues sí, sus cursos son interesante porque son dinámicos (se escucha mucha música, se canta, se profundiza en las formas musicales, en su contenido teológico-litúrgico y también se recuerda cuales son las propuestas que nos ha presentado el magisterio sobre música sacra a lo largo de la historia. Interesantísimo!
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Sin duda, ha dado vd en el clavo:
    "2. Preocuparnos por conocer el tesoro sacro-musical que hemos heredado, las indicaciones que propone la Iglesia (Madre y Maestra), así como las actualizaciones para las diferentes realidades... en una palabra: FORMARNOS (¡me quedo con esta!)"

    Totalmente de acuerdo.

    LAUS DEO!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por su comentario. Me alegra (aunque ya lo intuía, jeje) saber que estamos de acuerdo en una cuestión tan "fundamental" y "obvia" pero tantas veces poco valorada.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Muy bien. También yo me quedo con la segunda posibilidad que señalas en el artículo. Muchas gracias por el texto del profesor Ramón Saiz-Pardo Hurtado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Álvaro,
      muchas gracias a ti por tu comentario. La verdad es que son más de los que creemos los que se quedan con la segunda posibilidad... lo necesario es encontrar cauces para la formación, como sabes bien, en este mundillo hay de "tó".
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Totalmente de acuerdo. La última parte del pdf tiene que hacernos pensar: "Música litúrgica no puede significar música banal o de fuego de campamento". A veces parecen "de campamento" de verano. Y hacen falta modelos, como dice el autor al final.
    Gracias por estas aclaraciones, sobre todo por la referencia a la opinología, que en el campo de la música litúrgica debe ser, para el que sabe como es tu caso, algo que pone a prueba la paciencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué gran virtud la paciencia! jejeje. Como comenzaba la entrada... "de música y de liturgia todos saben"...
      Lo importante es tener un criterio claro (no es muy difícil, la Iglesia nos los evidencia) y luego, a mi modo de ver, no imponerlo... sino dar razones de por qué esto es (o debería ser) así y no de otra forma.
      Un fuerte abrazo. Siempre es una alegría leerte.

      Eliminar
  7. Muchas gracias Don Oscar!! Todo este material trato de compartirlo en mi Seminario!! y la verdad me motiva a seguir formándome no solo informándome en lo respecta a la Música litúrgica!! Saludos desde Tampico Tamaulipas México!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Nestor por hacer este comentario!
      Me alegra leer que compartes estas cosas en tu seminario... eso es buenísimo!!! En los seminarios es donde se deben aprender todas estas cosas (en definitiva, formarse) para dar al pueblo de Dios lo que a través de la Iglesia se debe dar... no lo que cada uno (a su imagen y semejanza) busca dar. Si de los seminarios salen sacerdotes formados, equilibrados y apostólicos... cuánto bien no se hará al mundo de hoy? Gracias.
      Un fuerte abrazo desde Roma... y ... Viva México!

      Eliminar
  8. Resurrexit tertia die29 de abril de 2012, 18:59

    Yo le ruego que en cuanto esté en su mano y en sus obligaciones, en sus responsabilidades y en todo tiempo, fomente, difunda, practique, celebre y ame el Usus Antiquior romano.

    Todo lo demás vendrá por añadidura. Pruebe, se lo pido.

    ResponderEliminar

Anímate a comentar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...