miércoles, 24 de octubre de 2012

Churras y merinas

Ultimamente se me ocurren títulos un poco extraños... pero atendiendo al contenido de esta entrada me parece acertado. ¡A ver qué sale de aquí!

Esta mañana en el Sínodo de Obispos, después de una serie de intervenciones,  ya en la pausa y con un café y un pastelito en la mano... se me acercó sigilosamente un obispo y me preguntó: 
– ¿Tú que opinas de todo esto? (haciendo referencia al Sínodo). 
Os imagináis mi cara de pocker, ¿no?. Lo primero fue tragar como un pavo el pastelito y después responder: 
– Disculpe Excelencia ¿a qué se refiere exactamente? (contestar con otra pregunta siempre ayuda a centrar el tema). 
Sentenció:  
– Tú eres joven (asentí agradecido), ¿crees que esto llega a los jóvenes? ¿esto de la nueva evangelización?. 
Con cierta prudencia dije:
Creo que pecamos de cierto victimismo. No podemos ir por el mundo diciendo que somos la víctima de una sociedad secularizada; al fin y al cabo, éste es el mundo que nos ha tocado vivir y los jóvenes a los que intentamos acompañar viven en él, como deberíamos vivir nosotros. Aquí abrió los ojos... y me preguntó interesado:
¿Qué quieres decir? ¿que no vivimos en el mismo mundo?
Lo primero que se me pasó por la cabeza fue: ¿quién me mandaría a mí tomarme un café con un pastelito justo en ese lugar?. Continué como pude:
Creo que en ocasiones nos aventuramos a hacer un análisis de la sociedad pero sin escuchar lo que las personas nos quieren decir. Falla el punto de partida en la discusión. Por ejemplo, una de las finalidades de la nueva evangelización es acercarse a los bautizados que no creen o se dicen no creyentes. Posiblemente exista una dificultad en reconocer que existe una estampida en la edad de la  confirmación, por lo menos en España (el obispo no es español). ¿Qué falla? ¿el anuncio? ¿la catequesis? ¿nuestras celebraciones?... por muchos análisis que hagamos jamás lo descubriremos, porque las respuestas nos las tendrán que dar los que llamamos "alejados". Si no nos atrevemos a preguntar cosas como: ¿qué es lo que no han encontrado en la Iglesia?¿qué esperaban de ella?¿que experiencia han tenido de Dios?¿pinta algo en su vida?...

La conversación duró 20 minutos más, resultó interesantísima. Hasta el punto que le mostré un vídeo que me ha parecido muy interesante, por lo menos la primera y la última parte (recomiendo verlo entero).


Hoy he podido compartir "café y pastelito" con un pastor humilde, cercano, dispuesto a escuchar lo que piensan los demás, preocupado por sus ovejas, estén cerca o lejos, sean churras o merinas...

Oscar Valado
 Roma, 24 de octubre de 2012

Por si hay alguna duda... la "churra" es la del hocico negro.

15 comentarios :

  1. SANTO DIOS, QUÉ RAZÓN TIENES!! Contigo al 100%... la pregunta es: ¿seremos capaces de escuchar?¿seremos capaces como Iglesia de dar el paso para cambiar hacia los demás, sin juzgarlos, con empatía, con comprensión, con Amor Fraterno? Somos las manos, los pies y el corazón de Dios y se muestra por nosotros ¿sabemos vernos desde el otro lado?

    Por cierto, me ha encantado el vídeo, si te parece bien pondré un enlace desde mi blog al tuyo para recomendar el comentario y el vídeo.

    Un gran abrazo desde Ponteareas. Nuria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nuria,
      al leer "SANTO DIOS..." pensé que ibas a seguir: "SANTO FUERTE, SANTO INMORTAL"... jejeje. Pero veo que no. Muchas gracias por tu comentario. Y por supuesto que me parece bien que enlaces el blog, ahora más que nunca, toca trabajar en Red. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. Me gusta lo de responder con preguntas. Es muy gallego. jajaja. Bueno me alegro que hayas descubierto signos de humildad en el Sinodo, de alguien que se le ocurre sin miedo asomarse a la ventana y abrirla. Son experiencias que podrás contar siempre y que ademas te invitan a descubrir que en medio de todos los discursos que te has tragado has hecho un buen servicio esta mañana abiendo las puertas de la realidad a quien humildemente te lo ha pedido, nada menos que un "monseñor" . Un abrazo

      Adrian Rios

      Eliminar
  2. Nada hay nuevo bajo el sol. Desde el principio la humanidad se ha enfrentado al buen uso de su libertad. Esa libertad que Dios amor nos ha dado. Seguimos llendo tras ídolos falsos. Pero Dios ahí está y siempre ha estado. Los padres debemos no olcidarnos de nuestra responsabilidad de educar a nuestros hijos en la religión y al mismo tiempo predicar con el ejemplo. Lo mismo las personas dentro de la religión. Debemos de seguir junto a Dios, El nunca nos dejará, debemos de hacer mucha oración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado "Anónimo",
      Es cierto que la oración da buenos frutos... Pero las cosas se complican cuando uno no se sabe a Quién orar y cómo orar. En esa libertada que usted menciona está la búsqueda, a veces en la dirección correcta, a veces en la equivocada... nos podemos erigir jueces de los demás? Creo que no. Cada uno tiene su camino. Eso sí, es papel nuestro – de los creyentes – mostrar el rostro amable de Dios y de su Iglesia con nuestro testimonio y con nuestra oración.
      "¿De qué le sirve a uno decir que tiene fe si no tiene obras? ¿acaso esa fe puede salvarlo?"
      (Carta del Apóstol Santiago 2,14)

      Eliminar
  3. Don Oscar, gracias por compartir su experiencia!!! Sin lugar a dudas nos deja muhco y me anima a seguir en mi formación al Sacerdocio, grandes retos nos esperan, pero mas grande es Dios Trinitario en que confiamos!!!

    Tomare su comentario y lo citare en mi Facebook para que llegue a mas personas!!!

    Que el Santo Espíritu de Dios siga aleteando en el Sínodo!!! Me motiva en gran medida estos Pastores atentos a sus ovejas!!!

    Saludos Mexicanos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro que sí!!! la formación, para un sacerdote y también para cualquier creyente debe ser un pilar fundamental en su vida... y ahora también para la Nueva Evangelización a la que todos estamos llamado. Tenemos que estar en el mundo para dar respuesta a las preguntas del mundo. Debemos dar razón de nuestra fe.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. También me pasa algo parecido ¿quién me mandaría meterme en Internet, con lo bien que yo estaría, donde sabe Dios?

    Pero no, estoy aquí, y en esta espera, voy aprovechando el tiempo para no dejarme llevar por el ocio, que es enemigo del alma, la pereza de no hacer nada por Dios y por los hermanos, siendo yo un ignorante.

    Recuerdo aquellos años que yo no tenía ni siquiera una máquina de escribir, cuánto menos el primer ordenador con windows 3.1. Cuando iba por las cercanías de un campo, me encontraba con un pastor de ovejas, aprovechaba para hablar del Evangelio, de Nuestro Señor Jesucristo, como también hablaba con algunos gitanos que también me encontraba otros momentos.

    Después de todos estos años, he comprendido la importancia de la oración, auténtica oración, la necesidad que tenemos para no influenciarnos por los lazos que el mundo nos pone, las trampas.

    Y viendo el video, cuya edición principal musical, yo hubiera puesto otro tipo de música, pero claro, cuando se refiere del ambiente de este mundo, la música le va, ruidos musicales y mundo, parece que se llevan bien.

    Pero por lo que dicen algunos jóvenes que piensan erroneamente de la Iglesia, es que no se esfuerzan en conocerla. Porque las cosas de la fe, nosotros que tenemos determinado tiempo de experiencia, pero más que de una experiencia, es una entrega sincera y límpida al Corazón de Jesús, comprendemos que la Iglesia es un camino que nos indica el camino de la salvación.

    ¿Por qué no se comprende a la Iglesia católica? Esto es una causa o culpa personal, cuando no se ora, desconocimiento o negación de los sacramentos, los malos hábitos, al pecado, vicios, libertinaje, rebeldías, desobediencia...

    Nosotros vivimos en el mundo, pero cuando buscamos al Señor, sí, por el momento ya sabemos que estamos en el mundo, pero nuestro corazón pertenece a Dios y no al mundo.

    EN la segunda parte, yo diría, que el cristiano no debe avergonzarse, y no es pecado llevar un crucifijo para manifestar su identidad cristiana, no es para presumir. Además, llevar el crucifijo también nos libera de las tentaciones impuras, cuando lo llevamos con fe y humildad,

    El cristiano ganaría para Cristo, no para sí mismo, sino para Cristo, que si alguien le ve con el crucifijo, nos encontramos también, con personas, ya sean niños o ancianos, que se alegran, disfrutan ver la presencia de Cristo por las calles, gitanos y no gitanos, se hacen la señal de la cruz y rezan una oración a Dios, dándole gracias.

    Es de gran alegría, cuando vemos a sacerdotes, religiosos, religiosas con su identidad cristiana externa, sotana o hábito religioso, en todo momento me hace pensar en el Señor, cuando les veo así, con dignidad y humildad, pero también he visto a otras personas seglares, que llevan dignamente el crucifijo, y no dejo de pensar en el Amor que Dios nos tiene a todos.

    Pero cuando no hay vida en Cristo Jesús, con el mismo sentir de la Iglesia Católica, llegan a decir que son cristiano, pero como si fuera una vergüenza decirlo, no son capaces de proclamar la fe.

    Se puede hacer en donde sea, ya en el trabajo, en la escuela, pero siempre aprovechando las buenas ocasiones, descanso, en el camino, de paseo.

    En el mundo: ciudad o campo; la cizaña está ahí, el bien y el mal. Pero cuando llegue el tiempo de la cosecha, sabemos que se colocaran el trigo bueno en una parte, y la cizaña en otra parte para ser quemada.

    Por cierto, la primera parte del video, no he conseguido verlo toda, porque cuando se habla sin acierto sobre la fe y la Iglesia Católica, no me gustan las críticas que hacen. Pero es la vida real.

    Las respuestas que suelen dar los jóvenes, ya sería largo de reflexionar, y me temo que me he alargado más de lo debido, quedando otros detalles en el tintero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Iglesia es Santa y Católica (no me cabe ninguna duda).
      No sé si esto es un comentario o un "tratado", suerte que se ha dejado "otros detalles en el tintero".
      El vídeo, nos guste o no, plasma muy bien la realidad (sobre todo al principio y al final... yo quitaría la parte cómica):
      1. Se manifiesta claramente un problema de "comprensión" del Misterio.
      2. Existe un sentimiento generalizado de necesidad de "apertura" al Misterio.
      Ante esta necesidad no saciada... qué hacemos nosotros?
      Le cito: "¿Por qué no se comprende a la Iglesia católica? Esto es una causa o culpa personal, cuando no se ora, desconocimiento o negación de los sacramentos, los malos hábitos, al pecado, vicios, libertinaje, rebeldías, desobediencia..."
      Después de leer esto me viene a la cabeza la canción de Julio Iglesias en la que dice: "Vuela amigo, vuela alto".
      Está claro que debemos ambicionar los carismas mejores, ya nos lo decía San Pablo en 1Cor 13; pero debemos ser realistas. La Iglesia, sí, la Santa y Católica, nos pide HOY trabajar por la Nueva Evangelización... y eso significa "abajarse" como lo hizo Nuestro Señor Jesúcristo, Dios y hombre verdadero (cf. Filipenses 2,6-11).
      No todo el mundo tiene las cosas tan claras como las puede tener usted... y a lo mejor lo desearían, sin embargo, siguen en búsqueda de una verdadera experiencia de fe. ¿Quién soy yo para juzgar si una persona lleva mucho o poco camino andado?
      No será que queremos jugar a ser Dios? esto si que es un pecado grave. En nuestra soberbia podemos creer que todos deberían tener nuestra fe y vivirla como la vivimos nosotros, sin embargo... el Señor llama cuando quiere, no cuando nosotros queremos.
      Por último, debemos recordar que nosotros sembramos... pero es otro el que hace fructificar y recoge. Ya veremos si quema o no la cizaña.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. 1. Se manifiesta claramente un problema de "comprensión" del Misterio.
    2. Existe un sentimiento generalizado de necesidad de "apertura" al Misterio.

    Buenas noches, don Oscar.
    Sin ningún ánimo de polémica a estas horas, quería preguntarle,(parafraseando aquel título de "Porqué le llaman amor, cuando quieren decir sexo"), porqué parece haberse puesto de moda decir Misterio cuando quieren decir Dios.
    No sé, no me muevo por ambientes teológicos ni nada por el estilo. No sé si es que quieren referirse al Misterio de la Trinidad y se quedan sólo con la primera parte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado "anónimo 2",
      no es moda, es teología. Le recomiendo un libro muy interesante:
      L. F. LADARIA, La Trinidad. Misterio de comunión, Secretariado Trinitario, 2002.
      Un saludo.

      Eliminar
    2. Estimado don Oscar, seguramente ya no leerá este comentario perdido en la noche de los tiempos. Pero es ahora y de forma casual, cuando he encontrado su respuesta a mi comentario del 6-10-12, pues, no lo ví en su momento.
      Leeré el libro recomendado. No obstante, ya de pequeños nos contaban aquella anécdota de san Agustín y el niño que intentaba meter el mar en unos pocillos de la playa, o algo así, para indicarnos que la Trinidad es un misterio. Y como tal nos acostumbramos a nombrarla: el Misterio de la Santísima Trinidad. Que en mi familia hemos celebrado especialmente por ser el nombre de mi abuela y otros familiares. Por tanto, el Misterio de la Trinidad no es nada nuevo.
      Pero sí me parece nueva la forma de referirse a Dios de bastantes sacerdotes que parecen formados en la misma escuela, refiriéndose a El sólo con la palabra "misterio".
      Tal vez sea yo un poco tiquismiquis pero tengo la impresión de que esa forma de nombrar a Dios lo oculta, le hace el juego al "enemigo" que nos ha llevado a esta sociedad secularizada, donde se pretende ocultar a Dios al máximo.

      Resumiendo, ya que es difícil expresarse bien en poco espacio, creo que deberían hablar de "el misterio de Dios" o bien "el misterio de la Trinidad", en toda su extensión, sin abreviaturas.

      Cambiando de tema, me alegró verle cantar en la misa del Corpus Christi del Papa en san Juan de Letran, con d. Marco Frisina. Me dió mucha envidia, sana, pero envidia. Yo participé tambien... por internet. (º¡º)

      Eliminar
    3. Estimado "Anónimo 2" (¡cuánto me gustaría llamarle por su nombre!)

      Por cierto, no creo que sea un "tiquismiquis", faltaría más. El blog es para compartir lo poco que yo pueda saber y enriquecerlo con los comentarios que se van dejando. Así que... adelante!

      Con respecto a la palabra "Misterio" se podría escribir mucho. No es sólo una referencia a la Stma. Trinidad; sino que en el ámbito de la teología fundamental (sobre todo algunos autores) prefieren utilizar la palabra Misterio como sinónimo de Dios. Esto expresa dos posturas:

      1. La apertura al "otro", al que no cree o está alejado. Hablar de Misterio parece menos invasor que hablar de Dios en algunos círculos. Puede ser un paso intermedio en el diálogo FE-CULTURA, FE-CIENCIA, FE-RELIGIONES... y por qué no... también para la evangelización del mundo en el que vivimos en el que la palabra Dios ya no significa para todos lo mismo.

      2. Al hilo de la historia de "San Agustín y el cubito"... La palabra Misterio expresa perfectamente esto. Dios es todo misterio, por mucho que hablemos de las relaciones intratrinitarias... seguirá siendo un misterio. Nosotros podemos conocer al Padre por su creación, al Hijo porque se nos reveló y a su vez nos habló del Padre y del Espíritu, y al Espíritu porque permanece entre nosotros hasta el fin de los días.

      Por esta razón, hablar de Misterio no me parece descabellado. Los judíos tienen prohibido nombrar el nombre de YHWH (Yahvé, Dios) por eso dicen "Adonay". El mismo Bendicto XVI mandó que NO se utilizase la palabra Yahvé en la liturgia (11/112008).

      Quizás no utilizando la palabra Dios para todo... podamos valorarla y saborearla (como decía santo Tomas) en su justa medida. De tal modo que nosotros nos aproximamos con nuestro conocimiento y con nuestra fe al Misterio de Dios, a aquella parte que está a nuestro alcance, pero nunca a su totalidad (Dios).

      Ya me estoy enrollando, lo siento. Espero que esto pueda ser una pista para dar respuesta a su duda.

      Reciba un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Buenas noches de nuevo don Oscar. Gracias por la paciencia que tiene respondiéndome. Yo no pensaba volver a comentar, pero leí un post relacionado de alguna forma con lo que estamos comentando y le dejo el enlace por si quiere echarle un vistazo:
    http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=29547
    "...Aquí el nombre de Dios está en todas partes, y no sólo porque haya iglesias o se vean mensajes religiosos. La gente lo lleva en la cultura, pero en muchos casos hay además una fe viva que es la envidia de todos los sacerdotes españoles que conozco que vienen por aquí..."

    Me convence lo que me dice en el diálogo fe-ciencia, fe-cultura, diálogo interreligioso, etc., igual que me parece bien lo que hizo el papa con la palabra Yahvé como signo de cierta comunión con nuestro hermanos mayores los judíos. Pero no me acaba de gustar que se use la palabra misterio como sustituto de Dios incluso en catequesis, charlas, etc. como he observado a veces.
    Creo que el sensus fidei (¿se dice así?) que aún existe en lugares menos secularizados que Europa, va a veces por caminos distintos de los que planean algunos teólogos en sus despachos, como refleja el post que le envío.

    Discúlpeme, no quiero quedar por encima siempre, como el aceite, sólo manifestar mi opinión. Disculpe también que prefiera seguir siendo anónimo para poder sentirme más libre.

    A pesar de estas "críticas", me gusta mucho su blog pues comparto su amor por la música y la liturgia, aún desde mi ignorancia, pues no he estudiado nada de eso.

    Aprovechando que no me oye nadie, le diré que no sólo me da envidia por estar en el coro de Marco Frisina, sino también por vivir en Roma, participar de esas celebraciones... Daría un riñón y parte del otro por poder pasar allí al menos unas vacaciones. Disfrútelo todo lo que pueda y rece un poquito por este anónimo. Un abrazo.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Anónimo,
      Al decir: "Creo que el sensus fidei (¿se dice así?) que aún existe en lugares menos secularizados que Europa, va a veces por caminos distintos de los que planean algunos teólogos en sus despachos, como refleja el post que le envío"; le doy toda la razón.
      La discusión sobre el término "Misterio" es una nimiedad en comparación con otras cuestiones mucho más conflictivas escritas por algunos teólogos. Al fin y al cabo se trata de un término expresado en el contexto de una teología hecha en Europa, con todo lo que ello implica (contexto social, cultural, religioso, político...); donde el problema no es de "identidad" como puede ocurrir en Latinoamérica por el acoso de sectas y otras presentaciones del mensaje cristiano o pseudocristiano que no es el de la Iglesia Católica. Con tal motivo la apologética en estos países es mucho más visible y directa. En Europa ese enfrentamiento dialéctico debe ser suavizado porque es un mensaje que incluso culturalmente (creyentes o no creyentes) lo rechazarían por ser poco democrático, proselitista, etc., etc.... Por este motivo, entre otros, la teología fundamental debe (al menos puede) ser "contextual".

      Esto es, a vuelapluma, lo que interpreto después de leer el artículo que me ha indicado. Y por supuesto que no veo sus comentarios como críticas o como que quiere quedar siempre por encima... Es más, el blog está para esto, para compartir, discutir (en el mejor de los sentidos) y crecer en la medida que se pueda.

      Reciba un cordial saludo.
      (Una verdadera lástima que siga siendo anónimo...)




      Eliminar

Anímate a comentar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...