martes, 16 de abril de 2013

Prioridades en el canto litúrgico

¿Qué ha ocurrido a partir del Concilio Vaticano II? 

Después de las líneas generales que la Sacrosanctum Concilium esbozó sobre la música sacra... la Congregación de Ritos publicó, con la aprobación de Pablo VI, una Instrucción sobre la música en la liturgia (1967) que todavía sigue vigente: "Musicam Sacram"

En este documento podemos encontrar:
I. Algunas normas generales
II. Los actores de la celebración litúrgica
III. El canto en la celebración de la misa
IV. El canto del oficio divino
V. La música en las celebraciones fuera de la misa...
VI. La lengua que se ha de emplear en las acciones litúrgicas...
VII. La preparación de melodías para textos elaborados en lengua vernácula
VIII. La música instrumental
IX. Las comisiones erigidas para el desarrollo de la música sagrada

De todos estos aspectos, uno me parece de especial relevancia: III. El canto en la celebración de la misa. En él se establecen tres grados de importancia –hasta aquí todo correcto–, el problema es... que los hemos invertido completamente. Lo que la Iglesia nos pide que cantemos no lo cantamos y lo que pone en segundo o tercer lugar nosotros lo elevamos al primer puesto, incluso como lo único que se debe cantar. 

29. Pertenecen al primer grado: 

a) En los ritos de entrada:
- El saludo del sacerdote con la respuesta del pueblo.
- La oración.

b) En la liturgia de la palabra:
- Las aclamaciones al Evangelio.

c) En la liturgia eucarística:
- La oración sobre las ofrendas.
- El prefacio con su diálogo y el Sanctus.
- La doxología final del canon (Por Cristo, con Él y en Él...)
- La oración del Señor - Padrenuestro - con su monición y embolismo.
- El "Pax Domini".
- La oración después de la comunión.
- Las fórmulas de despedida (podéis ir en paz...)

30. Pertenecen al segundo grado: 

a) Kyrie, Gloria y Agnus Dei.
b) El Credo.
c) La oración de los fieles.

31. Pertenecen al tercer grado: 

a) Los cantos procesionales de entrada, y de comunión.
b) El canto después de la lectura o la epístola.
c) El Alleluia antes del Evangelio.
d) El canto del ofertorio.
e) Las lecturas de la Sagrada Escritura, a no ser que se juzgue más oportuno
proclamarlas sin canto.

Ante esta situación, los sacerdotes tenemos buena parte de la responsabilidad. En primer lugar porque no siempre damos los recursos necesarios a nuestros coros para que se formen bien. Y en segundo lugar porque "no cantamos" lo que deberíamos cantar... provocando así la baja participación de la asamblea.

Pero bueno, todo esto no nos debe desanimar, sino todo lo contrario. Aprovechando este tiempo de Pascua podemos hacer un esfuerzo por cuidar un poco más este aspecto en nuestras celebraciones... quien sabe, a lo mejor el próximo domingo nos animamos a cantar, por ejemplo, el Padrenuestro.

Cantemos al Señor.

Oscar Valado
Roma, 16 de abril de 2013


5 comentarios :

  1. Excelente. Este artículo,junto con los siguientes que voy a citar ahora, son de gran ayuda:
    -¿Qué entendemos por música litúrgica?
    -El canto del ordinario y del propio de la Misa
    -El canto del ordinario
    -El canto del propio

    De hecho, en el programa de Radio María 'La liturgia de la semana' en alguna ocasión me he servido de ellos. Es para que las personas aprendan. El desconocimiento de estos principios básicos crea celebraciones eucarísticas deformes, con hipertrofias indeseables.

    Muchas gracias por esta tarea Óscar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Álvaro!
      Ya nos dirás en qué horario es el programa para oírlo de vez en cuando. Además, si hablas de liturgia y música también podemos hablar de él en el blog.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Muchas gracias por este artículo. Tienes mucha razón, yo creo que lo que falta es más formación en los sacerdotes en la parte "litúrgico-musical" y obviamente eso empieza desde el seminario.

    Recordemos las palabras que Benedicto digo en su 80 aniversario...doy gracias a Dios por mi compañera de toda la vida: la música, que siempre me ha traído consuelo y alegría.

    Luchemos para que el canto litúrgico no se convierta en un "karaoke religioso"

    Dios nos guarde. Un abrazo en Cristo Jesús.
    MG,LC

    ResponderEliminar
  3. Aunque la normativa dice lo contrario, los procesionales es lo primero que se musicaliza. Se musicaliza el Kyrie, Gloria y Cordero (que son de 2o), y el Aleluya (de 3o). Aún así, el reclamo es que la celebración se extiende demasiado por causa de la música... no entiendo como si todos los cantos con excepción, del Kyrie, Gloria y Aleluya duran lo mismo que dure la acción en el altar. Si musicalizamos en el orden requerido, nos dirán que estamos usando TOOOOoodo el tiempo para cantos. Pues las respuestas, por simple que sea la melodía tomarán más tiempo que el que se necesita hablado.


    JP

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Padre Oscar Valado por recordarnos todo esto! saludos desde México

    ResponderEliminar

Anímate a comentar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...