jueves, 24 de abril de 2014

Encuesta sobre Música Sacra

Resulta paradójico que prácticamente nadie se haya enterado de la Encuesta promovida por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos y el Pontificio Consejo de la Cultura; sobre todo porque hace más de 10 años que la Santa Sede no se manifiesta al respecto sobre la situación de la música sacra, que por otra parte, de todos es sabido, no está pasando por el mejor momento. 

El último documento es el Quirógrafo sobre música sacra (2003) del Beato Juan Pablo II que será canonizado el próximo domingo. En aquella ocasión se conmemoró el Motu Proprio "Tra le sollecitudini" de San Pío X. Desde entonces un profundo silencio se ha cernido sobre esta cuestión. Parece políticamente incorrecto abordar este tema o, peor aún, parece haber un temor por herir sensibilidades.

Pues bien, se ha puesto a funcionar la "máquina vaticana" para recabar información. Se solicitan datos de todos los rincones del mundo para establecer una visión general de la situación de la Música Sacra en la Iglesia. Con ello se podrá elaborar un hoja de ruta. Dios lo quiera!

La encuesta (se puede descargar pinchando AQUÍ) no tiene desperdicio. Tiene una breve introducción en la que explica la motivación de la Encuesta y comienza inmediatamente con las preguntas por diversos bloques que nos hacen comprender por donde van los "tiros" y qué equivocados estaban muchos en sus interpretaciones sobre lo que pretendía el Concilio Vaticano II. Cada uno de estos bloques vienen introducidos con citas a los textos magisteriales. Esto es lo que podemos encontrar:
  1. Formación de los especialistas de la música para un servicio ministerial
  2. Patrimonio musical
  3. Cultura musical contemporánea
  4. Celebraciones Eucarísticas, de los demás Sacramentos y de la Liturgia de las Horas
  5. Composición
  6. Coro
  7. Instrumentos
La Encuesta finaliza con un Texto de acompañamiento, es decir, algo más de dos páginas de carácter doctrinal muy interesantes que nos hablan del verdadero ars celebrandi y la importancia de la música en la liturgia.

En definitiva, una Encuesta que no tiene desperdicio. Tanto si es para completar y reenviar a la dirección que indica en su última página o para trabar en grupo en algún equipo de liturgia o coro. Nos podrá ayudar mucho a centrar la problemática actual de la música litúrgica en nuestras diócesis.

Fecha límite de entrega: 30 de abril.

Oscar Valado 

6 comentarios :

  1. Padre Valado. Si que hay un documento sobre el tema posterior a esta fecha. Ignoro si sus efectos solo son para el Obispado de Roma o para Italia. Pero en la EXHORTACIÓN APOSTÓLICA POSTSINODAL
    SACRAMENTUM CARITATIS
    DEL SANTO PADRE
    BENEDICTO XVI
    AL EPISCOPADO, AL CLERO,
    A LAS PERSONAS CONSAGRADAS
    Y A LOS FIELES LAICOS
    SOBRE LA EUCARISTÍA
    FUENTE Y CULMEN DE LA VIDA
    Y DE LA MISIÓN DE LA IGLESIA (perdón por las mayúsculas. No son mías, son del título del documento), del año 2007, se puede leer textualmente:

    "Punto 42 El Canto litúrgico.[...] Por consiguiente, todo —el texto, la melodía, la ejecución— ha de corresponder al sentido del misterio celebrado, a las partes del rito y a los tiempos litúrgicos.[129] Finalmente, si bien se han de tener en cuenta las diversas tendencias y tradiciones muy loables, deseo, como han pedido los Padres sinodales, que se valore adecuadamente el canto gregoriano[130] como canto propio de la liturgia romana." http://www.vatican.va/holy_father/benedict_xvi/apost_exhortations/documents/hf_ben-xvi_exh_20070222_sacramentum-caritatis_sp.html
    Por supuesto, el resto de documentos desde el "Motu Proprio" de San Pío X, hasta la primera de las constituciones emanadas del Concilio Vaticano II (Sacrosactum Concillium), son lo suficientemente claras que es inconcebible que se haya llegado a una situación, que si se diera entre un marido y su esposa, podría dar lugar a que ésta lo denunciase por crueldad ante los tribunales.

    Espero que esta encuesta sirva para mejorar lo que no se debió permitir que empeorara. Ruego disculpas por la extensión de mi entrada. Saludos. Eduardo Martínez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Eduardo,
      este no es un documento "sobre música sacra", sino que es una exhortación postsinodal sobre la Eucaristía en la que dedican un par de números a la música sacra. Por eso señalo el Quirógrafo de Juan Pablo II (2003) como el último. Ni si quiera Benedicto XVI se pronunció al respecto oficialmente.
      Un fuerte abrazo y muchas gracias por compartir.

      Eliminar
  2. Padre Valado. Muchas gracias por su aclaración. Ignoro qué tipo de documento tendría que emitir un papa para que se cumpliera todo lo que está establecido entorno a la música litúrgica, y que no se cumple ni por "error". Pero muchos creemos que se tendría que dar un toque para la música fuera la que tiene que sonar y no cualquier otra. Supongo que nadie va a pensar que todo lo que tenga que sonar sea gregoriano y polifonía al modo de Palestrina. Ni que una determinada iglesia sin recursos tenga que emplear lo que no tiene en comprar un órgano que no puede hacer sonar y cuyo mantenimiento no podría realizar. Sin embargo, si es cierto (al menos así lo creemos bastantes de mis amigos), que en muchos sitios donde difícilmente se le puede llamar música a lo que suena, no sería descabellado mejorar el estado de las cosas. Esperemos que la encuesta sirva para algo. Muchas gracias por su trabajo de divulgación. Saludos.

    Eduardo Martínez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso se trata. Todo es "mejorable", pero para mejorar hay que tener unos criterios básicos. Eso sí, no unos criterios propios que llevan a "personalismos", sino los criterios generales que propone la Iglesia. Lo más sensato es llegar a un equilibrio en el que convivan: gregoriano, polifonía, canto popular, órgano, otros instrumentos... pero con la DIGNIDAD que merece lo que se celebra.
      Muchas gracias por visitar el blog y compartir.

      Eliminar
  3. Estimado padre Valado. Gracia y Paz en Cristo Jesús. Mi nombre es David Ureña Segura. Soy colaborador (aunque ahora no tanto) del departamento de Música Sacra de la Arquidiócesis de San José, en Costa Rica. Comentando con los sacerdotes encargados de Liturgia en la Arquidiócesis (y del departamento) me indican que por el momento no se le está dando mayor énfasis a la música sacra; incluso se pospusieron las formaciones vicariales hasta nuevo aviso desde hace más de un año (casi dos). Desde los obispos hay un extraño desinterés por entender que la música es parte integrante de la liturgia y eso se refleja en la formación en los seminarios (la cual es nula) y ni que decir de institutos propios de preparación de músicos católicos que conozcan tanto la tradición musical como los nuevos lenguajes (inculturación y música contemporánea) o los ya conocidos (música accesible y entendible por la mayoría). Agradezco a mi amigo José Martín (Chema) Calderón por compartir este enlace conmigo y profundamente le agradezco a ud, padre por compartir esto con nosotros en la web. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a usted por visitar el blog y compartir su opinión. Ciertamente no estamos en el mejor momento (musicalmente hablando). Parece que hay muchísimas más prioridades en el ámbito pastoral. Pero bueno, pese a todo, debemos hacer lo posible por colaborar a mejorar el nivel de la música litúrgica y esta encuesta puede ser un primer paso... tanto si se envía al Roma o sencillamente se trabaja en la diócesis. La cuestión es no rendirse y seguir trabajando por el Reino.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar

Anímate a comentar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...