miércoles, 8 de febrero de 2012

El canto del PROPIO.


Hoy dedicamos nuestra nueva entrada al canto del "propio", es decir, los cantos que pueden variar dentro de la celebración en función del tiempo litúrgico, solemnidad, fiesta... u otros motivos, como por ejemplo las exequias.

Pero vayamos directamente a las diferentes partes de este grupo de cantos que ya hemos introducido en una entrada anterior sobre la diferencia entre los cantos del propio y del ordinario.

Obviamente, nos guiaremos por la Ordenación General del Misal Romano, sobre todo para no caer en subjetivismos que no nos llevan a ninguna parte. De este modo, también podremos valorar si en nuestro entorno existe una mala praxis o no, todo a la luz de lo que nos pide la Iglesia. 

1. La Antiphona ad introitum (canto de entrada) tiene una finalidad muy clara (cf. n. 47):
     a. Abrir la celebración
     b. Acompañar la procesión de entrada del sacerdote y los ministros
     c. Fomentar la unión de todos los presentes
     d. Introducir al misterio según el tiempo litúrgico o fiesta que se celebre.

Este canto lo puede entonar la schola y el pueblo, o un cantor y el pueblo, o todo el pueblo, o   solamente la schola. Pueden emplearse para este canto la "antífona" con su salmo, tal y como se encuentra en el Graduale Romanum o en el Graduale Simplex (cantorales oficiales), u otro canto acomodado a la acción sagrada o a la índole del día o del tiempo litúrgico, con un texto aprobado por la Conferencia de los Obispos. (cf. n. 48)

2. El Salmo responsorial (cf. n. 61)
     a. Se ha de cantar integramente, o, al menos, la respuesta que corresponde al pueblo
     b. En cuanto al modo de interpretación lo puede cantar el salmista las estrofas, y a cada una el pueblo responde con el estribillo, o bien, de modo directo, sin intercalar la respuesta, cantando sólo al comienzo y al final
     c. El salmo hay que tomarlo del mismo Leccionario

En caso de que no se pueda cantar la respuesta propuesta en el Leccionario, se puede tomar de una selección de antífonas según el Año Litúrgico o fiestas de Santos, o bien de las que ofrecen el Graduale Romanum o el Graduale Simplex. Eso sí, nunca se debe sustituir el salmo (Palabra de Dios) por otro canto.

3. La aclamación del "Aleluya" previa a la lectura del evangelio (cf. nn. 62-63):
     a. Se canta en todos los tiempos litúrgicos, fuera de la Cuaresma
     b. Los versículos se toman del Leccionario o del Graduale
     c. En Cuaresma se puede cantar otro salmo o tracto, según figura en el Graduale.

Esta aclamación antes del evangelio, tiene la finalidad de que los fieles acojan y saluden al Señor que les va a hablar en el evangelio y profesen su fe con el canto. Atendiendo a esto, qué sentido tiene entonar otros cantos con textos como: "evangelio es decir amigo es decir hermano... evangelio es darte mi tiempo es darte mi mano..."? Esto está lejos de profesar la fe en Cristo resucitado con el el Aleluya.

4. Antiphona ad offertorium (canto para la presentación de dones - "ofertorio"). Esta, sin duda, es una de las partes de la celebración que se ha convertido en un "todo vale"... obras instrumentales desmedidas, cantos variadísimos de entre los que destaca el Ave María (en las bodas), otros con temáticas variopintas... Y al fin y al cabo no debe ser otra cosa que un canto que acompaña un rito (la presentación de dones), por ello, no debe durar más que esa acción; no debemos olvidar que la música está al servicio de la celebración. El texto, como siempre, debe ser acorde al momento preciso de la acción litúrgica, tal y como se indica en los graduales Romanum y Simplex. (cf. nn. 73-74)

5. Antiphona ad communionem (canto de comunión). El canto que acompaña a la comunión tiene que expresar "por la unión de voces, la unión espiritual de quienes comulgan, manifestar claramente la índole comunitaria de la comunión eucarística" (cf. n. 86). El canto de comunión lo cantan el coro solo o también el coro o un cantor con el pueblo. Se puede emplear o la antífona del Graduale Romanum, con salmo o sin él, o la antífona con el salmo del Graduale Simplex, o algún otro canto adecuado, aprobado por la Conferencia de los Obispos. Al decir "adecuado" se refiere a un canto con carácter eucarístico que acompañe este momento de la celebración o que mantenga una estrecha relación con la liturgia del día, no tienen mucho sentido utilizar siempre el mismo canto, como por ejemplo "Pescador de hombres" (Tú has venido a la orilla...) que por muy bien que lo conozca la asamblea no siempre resulta apropiado para el momento de la comunión (más bien, en limitadas ocasiones).

Por último, es muy importante, añade la OGMR, que los "cantores puedan comulgar cómodamente" (cf. n. 86). No vaya a ser que por cuidar la parte estético musical nos olvidemos de lo más importante: celebrar y comulgar.

Sin duda, cabe destacar que aunque las orientaciones que nos da la Ordenación General del Misal Romano sobre la utilización de los graduales Romanum y Simplex no quiere decir que tengamos que cantar todo en latin, por supuesto que no. Podemos y debemos utilizar cantos en nuestra lengua y que estén a nuestro alcance para facilitar la participación PERO (siempre hay un "pero") esto no debe ir en detrimento de la calidad musical y menos aún del contenido del texto, preferiblemente bíblico-litúrgico.

A grandes rasgos esto es lo que podemos decir del canto del Propio. Ha sido una entrada un poco más larga de lo habitual pero espero que pueda ayudar a diferenciar bien qué cantos debemos utilizar en nuestras celebraciones.

Oscar Valado
Roma, 8 de febrero de 2012



21 comentarios :

  1. Amigo mío:

    ¡¡Qué maravilla de gráficos!! Yo no sé cómo los harás, máxime cuando soy torpe para todas estas cosas de informática. Me los descargaré para poder usarlos, sin pagarte derechos de autor.

    También, pero no sé cuándo, te dije que emplearé estas entradas tuyas en mi blog, citando la fuente, ¡no faltaba más!

    N.B. Me acaba de llegar el último número de la revista "Phase" 307 (2012), monográfico sobre "Música y liturgia". Pégale un vistazo en la biblioteca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le echaré un ojo a ese número de Phase.
      Por supuesto que puedes utilizar los gráficos, jejeje, son muy sencillos, pero creo que ayudan a tener una visión general de la cuestión a golpe de vista.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Sed contra:

    Sobre el salmo responsorial, en lo que por supuesto estamos de acuerdo, invitaría a coros, músicos, sacerdotes et alii que mirasen el apéndice del Leccionario (en la 3ª edición al menos). Ofrecen al menos un salmo responsorial para cada tiempo litúrgico, y una o dos respuestas por tiempo litúrgico que sirvan para todo salmo, mientras se adapten a su índole.

    De esa manera un coro parroquial, al menos, podría saber una o dos respuestas cantadas para cualquier salmo responsorial de Adviento, o de Cuaresma, etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, en la 3ª edición podemos encontrar esto que dices. Peeero... debemos aspirar a cantar cada domingo la antífona correspondiente (ya habrá tiempo para hacer rebajas, jejeje). Un fuerte abrazo Javier.

      Eliminar
    2. Hago una pausa en lo que estoy escribiendo, porque me estoy bloqueando, y te respondo:

      Más que rebajar, yo invertiría el camino por si acaso; ir de lo menos a lo más. Si nunca cantan ni el salmo entero ni siquiera la respuesta, al menos, por lo menos, ¡Dios bendito!, que acudan a ese mínimo que está en el Apéndice del Leccionario. Cuando ya lo sepan y lo canten, iremos pasando a cantar lo Propio de cada domingo.

      ¿Te parece? Era cuestión de propedéutica """pastoral""", enfoques...

      Eliminar
  3. Sed contra:

    2. Sobre el Ave María en el ofertorio ("preparación de los dones"). No es tan disparatado. Ya sé que en las bodas se canta por lo sentimental del Ave María de Schubert con una solista luciendo todos sus encantos.

    Pero viene de antiguo. La llamada Missa Aurea tiene el Ave María (uno de sus versículos creo recordar) como antifona del ofertorio. Y el sentido no es tanto devocional, para rezar directamente a la Virgen, muy piadositos todos, sino para recordar que lo que ocurrió por el Espíritu en el seno de María, ahora va a ocurrir sacramentalmente en el altar.

    Recordemos la oración super oblata del IV domingo de Adviento:

    El mismo Espíritu,
    que cubrió con su sombra y fecundó con su poder
    las entrañas de María, la Virgen Madre,
    santifique, Señor, estos dones que hemos colocado sobre tu altar.

    Por eso no es tan descabellado el Ave María en la preparación de los dones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero qué he hecho yo para merecer esto??? jajajaja. Esto me pasa por tener amigos liturgistas!!! Veamos:
      El problema no es el Ave María en sí. El Problema es identificar el Ave María con "canto de ofertorio" y meterlo siempre que nos plazca: celebraciones dominicales o a lo largo de todo el Año Litúrgico, celebraciones que conmemoramos la memoria de un santo o cualquier otra solemnidad.
      El Ave María, tal y como nos indica el Graduale Romanum y el Graduale Simplex, se debe utilizar en el ofertorio cuando celebramos:
      1. El IV domingo de Adviento. Tal y como has indicado en tu comentario... y se debe por su profundo carácter Mariano de este domingo.
      2. En la gran mayoría de las celebraciones que conmemoramos a la Virgen María: en la Asunción, Inmaculada Concepción, Corazón de María, Natividad de María, Visitación, el Rosario, etc. etc.

      Es decir, es un canto de ofertorio cuando la liturgia lo propone como antífona para el ofertorio, no cuando a mí me apetece porque es muy bonito. Dicho esto, cabe hablar de cantos genéricos? es decir... canto de entrada, ofertorio, comunión? o más bien deberíamos hablar de las "antífonas" de cada una de estas partes de la misa (entrada, ofertorio, comunión) respetando, tal y como nos lo propone el Graduale Romanum y el Graduale Simplex, el sentido profundo de cada celebración?
      No sé si me he explicado bien o he liado más las cosas.
      Un fuerte abrazo amigo.

      Eliminar
    2. jeje, el inconveniente de tener un 'amigo liturgista' que le gusta ser preciso y exacto. Perdóname.

      Sé lo que dices y lo que quieres decir, ahora mucho más claro, respecto al Ave María. Yo uso los mismos criterios que tú has señalado antes en el comentario (puntos 1 y 2). Pero creía que había de dejarlo aclarado.

      ¿Cantos genéricos? Lo propio y recto es llamarlos tal como los calificas y donde los encuentras (ambos Graduale), pero la realidad es que no es tan fácil y hemos de acudir a cantos genéricos, y ojalá que cuadren bien con el momento litúrgico en letra, melodía y bondad de formas.

      Un abrazo fortísimo y perdona, pero ser amigos tiene estas cosillas, estos sanos piques, etc.

      Eliminar
  4. No me he quedado tranquilo: no soy polemista ni me gusta entrar en ningún sitio arrasando o causando molestia. Lo de antes eran precisiones litúrgicas, pero te pido disculpas si tal vez te hayas podido sentir molesto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier, por favor, a mi no me han parecido mal tus comentarios... creo que estos siempre ayudan a completar las entradas y a tener una visión más general de las cuestiones que se plantean. Ya sé que no te gusta polemizar, pero por tu condición (especialización) eres un poco "tiquismiquis" jajajajajajaja (es broma). Ya sabes que siempre eres bienvenido a este blog. Un fuerte abrazo amigo. Aquí te espero.

      Eliminar
  5. Saludos padre, soy Melvin de Republica Dominicana, estudiante de teologia, en estos momentos estoy en un seminario sobre liturgia, sobre IGRM, le felicito por su blog, espero podamos compartir materiales para el embellecimiento de nuestra liturgia, hacerla mas atractiva a los fieles y rescatar todos sus signos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido Melvin. Muchas gracias por sus felicitaciones! el blog a penas tiene cinco meses y ya vamos acercándonos a las 10.000 visitas, poco a poco nos reunimos en este foro un grupo de sacerdotes, religiosos/as y laicos que están interesados en descubrir o recordar cuestiones de carácter teológico-litúrgico-musical. Cualquier aportación, propuesta de temas u opinión servirá para enriquecer este intercambio. Un fuerte abrazo espero verlo más veces.

      Eliminar
  6. Como siempre, fantástico, estamos enganchados al blog!!Hasta mi marido se ha interesado por el tema...Oj, después de tantos años voy a conseguir que cante y todo. Al tema...Curiosidades de la informática y del ciber espacio, ayer de noche escribí todo el rollo y no quedó nada grabado, seré prudente y haré copy por si acaso. Me han quedado dudas, pese a lo bien que explica todo y lo detallado que está, la primera es sobre el Salmo " bien, de modo directo, sin intercalar la respuesta, cantando sólo al comienzo y al final", entiendo que esto se refiere a cantar todo el Salmo de principio a fin, seguido y mi pregunta es si es correcto, cantar al inicio la respuesta, el lector leer el Salmo entero hasta el final y llegado ahí, volver a entonar la respuesta una vez, se entiende?
    La otra pregunta es, ¿Por qué no se canta el Aleluya en los funerales si se canta en todos los tiempos, fuera de la Cuaresma?
    Sobre los Cantores y la Comunión, yo creo que lo mejor, es una opinión personal, es que sea a posteriori, hay un ritual para eso, sino lo que sucede, es que si el coro es numeroso, cuando acaban de recibir la Comunión, ya no hay nada que cantar. Es opinable, no? Jejeje
    Jo, D. Oscar, no se olvide, que queremos recomendaciones para los Cantos también, además de los que no pegan, los que si proceden. Sobre el Pescador de hombres circula una letra que me pasaron y que salió publicada aquí en la hoja parroquial, para gustos se pintan colores. Encajado en la misma música, una letra “Eucarística” o eso dicen, espero que si está el autor de la letra paseando por el blog, no se moleste, pero a mi, si hay una cosa que no me parece nada correcta, es eso, embutir letras en músicas que nos gustan.
    Hay cantos Eucarísticos preciosos, pero eso, lo dejo para Vd. Que es el maestro
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sonia, intentaré no enrollarme mucho, jeje:
      1. El salmo responsorial debe ser cantado SIEMPRE y si no es posible todo... por los menos la antífona. Dicho esto, las posibilidades son diversas: de forma responsorial (cantado o leído) o de forma directa (recitándolo completamente o cantándolo). Soy consciente de que las realidades pastorales son muy diversas, por ello uno debe buscar la forma más adecuada de las posibles, eso sí, por lo menos debe haber una respuesta entonada por un salmista o schola y repetida por la asamblea.
      2. El canto del Aleluya sólo se sustituye por un salmo o tracto en el tiempo litúrgico de Cuaresma. En las exequias se debe cantar (siempre y cuando non sea Cuaresma).
      3. Sobre la cuestión de la comunión... los casos son variados: el número de cantores del coro, la proximidad del mismo al presbiterio o su accesibilidad a un ministro que les distribuya la comunión... etc. pero sea como fuere, debe quedar bien claro cuándo van a comulgar antes de dar comienzo la Santa Misa. Obviamente, cuando no hay otra posibilidad... hacerlo después de la celebración es perfectamente factible, hacéis muy bien. Es muy importante cuidar el aspecto espiritual del coro.
      4. Añadir un nuevo texto a un canto ya existente para encajarlo en un momento litúrgico no tiene mucho sentido, porque se supone que el canto tenía otro fin. Y hacerlo sin consentimiento del autor ya es "delito", jeje.
      5. La selección de un canto o del repertorio completo para una misa... depende de diferente factores, los veremos en la próxima entrada, ok?
      Espero haber no haber liado más las cosas, jeje. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. Okis, todo entendido. Lo del Aleluya, lo voy a poner en práctica.
      Gracias D. Oscar

      Eliminar
  7. Óscar, qué pedazo de blog, por favor!! Lo que pasa es que no sé cómo suscribirme a las entradas, cosa que hago en los blogs de worpress y me van llegando avisos al correo. Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holaaaaaa... pasa el tiempo y aún no he ido a visitarte! tengo que ponerme las pilas, jejeje.
      Para recibir las entradas en tu mail sólo tienes que escribir tu correo en el margen izquierdo del blog, debajo de los seguidores, donde pone: "Recibe las novedades en tu email".
      Muchas gracias por tu comentario... me ha hecho mucha ilusión.
      Un abrazote.

      Eliminar
  8. todas estas entradas estan siendo muy interesantes desde todos los puntos de vista!
    Como bien sabes me gusta la musica y no me da miedo el latin,es más para mi es como un signo de union para con la Iglesia.Pero mi comentario va más para decir que con estas publicaciones el pueblo fiel,normal y corriente podemos adentranos un poco más en la belleza que encierra la liturgia.Y de acudir cada dia a la Santa Misa con más prufundidad y devocion.
    grazie!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario MER. Esa es la intención, intentar profundizar en el misterio que celebramos y, sobre todo, poner todo lo que está de nuestra parte para celebrarlo con dignidad. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  9. es posible incluir antifonas todo el tiempo liturgico?

    ResponderEliminar
  10. Hola soy Mary de Costa Rica, bendiciones!!!, quisera preguntarle, ya que he leido sus apreciaciones y me parecen muy buenas si en las misas de funeral en alguna ocación se canta el Gloria, es que lo escuché en uno y me confundió, no sé si fue equvocación o es que hay excepciones!!!, gracias, SALUDOS

    ResponderEliminar

Anímate a comentar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...